Congratulaos, hijos de la gran Europa

Felicidades, Europa. Dejad que fluyan los licores y cubrid a las vírgenes de oropeles, porque llegó el momento de recoger el fruto. La gloria. El reconocimiento. Congratulaos, hijos de la gran Europa, porque hoy sois el espejo de la Concordia, de la armonía entre los grupos humanos. De la unión y la conformidad.

Felicidades a la Europa de los CIEs, de las vallas, los muros y las deportaciones colectivas. En tus valores humanitarios descansa nuestro orgullo de pertenencia. Enhorabuena a la Europa que bordea un Mediterráneo sembrado de cuerpos flotando, donde ONG como Proactiva Open Arms se arremangan en su nombre mientras ella descansa hinchada de instituciones inútiles.

Felicidades, Europa. Duerme la borrachera de la ultraderecha que vuelve a cabalgar por tus campos sin disfraces, pintando de terrorismo a los refugiados que todavía no has acogido. Felicidades por el espíritu gregario de muchas de tus naciones, por los miembros de primera y de segunda, por la falta de oportunidades, por la puta austeridad.

Saborea, Europa, las mieles de un premio que no mereces. Un premio que reposa sobre valores como la libertad, los derechos humanos o la solidaridad, y de los que tú no has oído hablar en los últimos 60 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s