Huevos

4f700378128428a0ab31f5303422d289

Y después de todo aquel tiempo aguantando las burlas y las protestas de sus compañeras de corral, esa tarde por fin, al levantarse de la cesta, lo encontró erguido sobre el pasto del ponedero. Lo contempló unos instantes, y alzó su largo cuello orgullosa mientras las demás cacareaban desde sus nidales de asombro e incredulidad. Era más que blanco, acrisolado. Su forma, perfectamente ovalada, e incluso más grande que los de las otras. Y fue así que, desde entonces, ninguna gallina del mundo volvió a decir jamás que las jirafas no pueden poner huevos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s